¿Estás pensando en contratar una empleada doméstica interna y te preguntas cuál es su horario de trabajo? En este artículo te lo explicamos todo.

¿Qué es una empleada doméstica interna?

Antes de empezar, vamos a definir qué es una empleada doméstica interna. Se trata de una persona que trabaja en una casa particular realizando tareas del hogar y que vive en el domicilio del empleador. Es decir, no solo trabaja durante el día, sino que también duerme en la casa.

Horario de trabajo de una empleada doméstica interna

El horario de trabajo de una empleada doméstica interna puede variar según las necesidades de cada casa y de cada familia. Sin embargo, hay una serie de normas legales que deben cumplirse.

Jornada máxima

La jornada máxima de una empleada doméstica interna es de 40 horas semanales de trabajo efectivo. Es decir, no se cuentan las horas de descanso ni las horas de presencia en la casa.

Descansos

La empleada doméstica interna tiene derecho a un día completo de descanso semanal y a un período de descanso diario de al menos 9 horas consecutivas.

Horario de trabajo

El horario de trabajo de una empleada doméstica interna puede ser flexible. Por lo general, se acuerda un horario de trabajo que incluye las horas de la mañana y de la tarde, con un período de descanso al mediodía.

En algunas casas, la empleada doméstica interna también trabaja los fines de semana y tiene dos días de descanso a la semana, que pueden ser rotativos.

Tareas de una empleada doméstica interna

Las tareas de una empleada doméstica interna pueden variar según las necesidades de cada casa y de cada familia. Sin embargo, hay una serie de tareas que suelen ser comunes:

  • Limpieza del hogar
  • Lavado y planchado de la ropa
  • Cocina y preparación de comidas
  • Cuidado de niños
  • Cuidado de personas mayores o enfermas

Conclusión

El horario de trabajo de una empleada doméstica interna puede variar según las necesidades de cada casa y de cada familia, pero siempre debe respetarse la jornada máxima, los descansos y el período de descanso diario. Además, las tareas de una empleada doméstica interna suelen incluir la limpieza del hogar, el lavado y planchado de la ropa, la cocina y la preparación de comidas, así como el cuidado de niños y personas mayores o enfermas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad