La comunicación interna es un proceso clave en cualquier organización, ya que permite la transmisión de información y conocimientos entre los distintos miembros de la empresa. A continuación, se describen las principales características de la comunicación interna.

1. Vertical y horizontal

La comunicación interna se puede clasificar en vertical y horizontal. La vertical se da entre personas de distintos niveles jerárquicos, como puede ser entre un jefe y un subordinado. La horizontal se da entre personas del mismo nivel jerárquico, como puede ser entre compañeros de trabajo. Ambas son importantes en una organización, ya que permiten la transmisión de información tanto de arriba abajo como de abajo arriba, así como entre compañeros de trabajo.

2. Formal e informal

La comunicación interna también se puede clasificar en formal e informal. La formal se da a través de canales establecidos por la empresa, como puede ser a través de correos electrónicos o reuniones. La informal se da a través de canales no establecidos por la empresa, como puede ser a través de conversaciones en el descanso del café. Ambas son importantes en una organización, ya que la comunicación informal puede permitir la transmisión de información que no se da a través de canales formales.

3. Descendente, ascendente y lateral

La comunicación interna también se puede clasificar en descendente, ascendente y lateral. La descendente se da desde la dirección hacia los subordinados, la ascendente se da desde los subordinados hacia la dirección y la lateral se da entre compañeros de trabajo. La comunicación descendente es importante para transmitir objetivos y directrices, la ascendente es importante para conocer la opinión de los subordinados y la lateral es importante para la colaboración y el trabajo en equipo.

4. Unidireccional y bidireccional

La comunicación interna también se puede clasificar en unidireccional y bidireccional. La unidireccional se da cuando la información fluye en una sola dirección, como puede ser en una reunión en la que solo habla el jefe. La bidireccional se da cuando la información fluye en ambas direcciones, como puede ser en una reunión en la que se fomenta la participación de todos los miembros de la empresa. La comunicación bidireccional es importante para fomentar la participación y la colaboración de todos los miembros de la empresa.

5. Formalidad y tono

La comunicación interna también se ve afectada por la formalidad y el tono. La formalidad hace referencia al grado de formalidad que se utiliza en la comunicación, como puede ser el uso de términos técnicos o el tono utilizado en un correo electrónico. El tono hace referencia al tono emocional que se utiliza en la comunicación, como puede ser el tono utilizado en una reunión o en una conversación informal. Ambos aspectos son importantes para transmitir la información de manera clara y efectiva.

Conclusiones

La comunicación interna es un proceso clave en cualquier organización, ya que permite la transmisión de información y conocimientos entre los distintos miembros de la empresa. Es importante que la comunicación interna sea tanto vertical como horizontal, formal e informal, descendente, ascendente y lateral, unidireccional y bidireccional, y que se tenga en cuenta la formalidad y el tono. Una comunicación interna efectiva puede mejorar la colaboración y el trabajo en equipo, y favorecer la consecución de los objetivos de la empresa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad