Los Incas fueron una civilización precolombina que habitó la región andina de Sudamérica durante el siglo XV y XVI. Su sociedad fue una de las más avanzadas de la época, con una organización política y social muy compleja. En este artículo, profundizaremos en el tipo de sociedad que los Incas tenían.

Organización política

La sociedad Inca estaba organizada en una monarquía absoluta, donde el Inca era el líder político y religioso. El Inca era considerado un dios viviente y tenía el poder de decidir sobre todos los aspectos de la vida de su pueblo. Además, tenía el control sobre los recursos naturales y la economía del imperio.

La administración del imperio estaba dividida en cuatro regiones, cada una con su propio gobernador. Estos gobernadores eran responsables de mantener el orden y la justicia en su región, y reportaban directamente al Inca.

Organización social

La sociedad Inca estaba dividida en clases sociales, siendo la nobleza y los sacerdotes los más privilegiados. La nobleza estaba compuesta por los familiares del Inca y los altos funcionarios del imperio. Los sacerdotes, por su parte, tenían un gran poder religioso y político.

El pueblo común estaba compuesto por agricultores, artesanos y guerreros. Estos últimos eran especialmente valorados por su habilidad en la guerra y eran entrenados desde temprana edad. También había una clase de esclavos, quienes eran prisioneros de guerra o personas que habían cometido delitos graves.

Economía

La economía Inca se basaba en la agricultura y la producción de alimentos. Los Incas desarrollaron técnicas agrícolas avanzadas, como la construcción de terrazas en las montañas para cultivar alimentos. Además, tenían un sistema de almacenamiento y distribución de alimentos muy eficiente.

El comercio también era importante en la economía Inca, y se realizaba principalmente a través del intercambio de bienes y productos. Los Incas no tenían moneda, por lo que el trueque era común en el comercio.

Religión

La religión Inca era politeísta y estaba basada en la adoración de los dioses de la naturaleza. El Inca era considerado un dios viviente y tenía un papel importante en la religión del imperio. Los sacerdotes eran responsables de realizar ceremonias y rituales en honor a los dioses.

Los Incas también practicaban la momificación, donde se momificaba a los cuerpos de las personas más importantes del imperio y se los conservaba en templos para ser adorados.

Conclusiones

La sociedad Inca fue una de las más avanzadas de su época, con una organización política y social muy compleja. Su economía se basaba en la agricultura y la producción de alimentos, y el comercio se realizaba principalmente a través del intercambio de bienes y productos. La religión Inca era politeísta y estaba basada en la adoración de los dioses de la naturaleza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad