El proceso de tomar decisiones funerarias puede resultar abrumador y confuso en un momento de duelo. Una de las decisiones más importantes que se deben tomar es decidir si se prefiere enterrar o cremar al ser querido fallecido. Además de las consideraciones personales y culturales, el costo es un factor importante a tener en cuenta.

Enterrar

Enterrar a alguien implica comprar un terreno en un cementerio y pagar por la apertura y cierre de la tumba. Además de estos costos, también se debe considerar el costo del ataúd, el velatorio y los arreglos florales. El costo total de un funeral puede variar ampliamente en función de la región geográfica y el tipo de funeral que se desee.

Según la Asociación Nacional de Directores de Funerarias, el costo promedio de un funeral con entierro en 2019 fue de $7,640 en los Estados Unidos. Este costo incluye el ataúd, el velatorio, la ceremonia y los arreglos florales. El costo del terreno en un cementerio puede variar desde unos pocos cientos de dólares hasta varios miles, dependiendo de la ubicación.

Cremar

Cremar a alguien implica pagar por los servicios de un crematorio y por un contenedor para las cenizas. También se puede optar por un velatorio antes de la cremación. El costo total de un funeral con cremación también puede variar ampliamente en función de la región geográfica y el tipo de funeral que se desee.

Según la Asociación Nacional de Directores de Funerarias, el costo promedio de un funeral con cremación en 2019 fue de $6,260 en los Estados Unidos. Este costo incluye el contenedor para las cenizas, el velatorio, la ceremonia y los arreglos florales. El costo de la cremación en sí puede variar desde unos pocos cientos de dólares hasta varios miles, dependiendo de la ubicación.

Consideraciones adicionales

Además de los costos directos asociados con el entierro o la cremación, también se deben considerar otros factores. Por ejemplo, si se elige la cremación, se debe decidir qué se hará con las cenizas. Algunas personas optan por esparcirlas en un lugar significativo, mientras que otras prefieren mantenerlas en una urna en casa o enterrarlas en un cementerio.

También se debe considerar el costo de la atención funeraria después de la muerte. Si se opta por el entierro, se debe mantener la tumba y los monumentos. Si se opta por la cremación, se debe decidir qué hacer con las cenizas a largo plazo.

Conclusión

En última instancia, la decisión de enterrar o cremar a un ser querido es una elección personal y cultural. Si bien el costo es un factor importante a tener en cuenta, también se deben considerar otros factores, como las preferencias personales y las necesidades de la familia. Al tomar una decisión, es importante investigar y comprender los costos y consideraciones adicionales asociados con cada opción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad